Este cliente comenzó a notar problemas con su nuevo Jeep Compass a poco más de 2000 millas. Se dio cuenta de que su coche no se apagaba por completo. La función de apagado automático no respondía cuando presionaba el botón. El distribuidor notó que la luz de la función de apagado automático permanecía encendida. Hicieron varias pruebas y luego el auto parecía estar funcionando normalmente. No hicieron reparaciones en esta visita.

Unos meses más tarde, nuestro cliente tuvo que llamar a una grúa para su Jeep Compass. Apareció una luz de advertencia en el tablero y el vehículo cojeaba. El concesionario no encontró luces de advertencia, pero borró todos los códigos de error y realizó una prueba en carretera con el Compass. Después de la inspección, el único problema que encontraron fue que los cables de la batería estaban sueltos. El proveedor de servicios apretó estos cables y borró todos los demás códigos. El auto parecía estar bien, pero menos de una semana después, nuestro cliente se encontró nuevamente en el concesionario.

Esta vez, el vehículo estuvo 3 días en el taller de reparación. Nuestro cliente comenzó a tener los mismos problemas de arranque/parada automáticos que tenía en los primeros meses de tener el Jeep Compass. Esta vez, el distribuidor notó problemas con la batería, que reemplazó junto con un nuevo relé PCR y un nuevo sensor de batería. El distribuidor dijo que encontraron que la batería del auto tenía poca carga.

Con alrededor de 7,000 millas, el Jeep Compass pasó casi 20 días en el concesionario para reparaciones. Nuestro cliente regresó por los mismos problemas que sus visitas anteriores. Solo unos meses después de esta larga reparación, nuestro cliente comenzó a notar síntomas aún más preocupantes en su Jeep. Mientras conducía por la autopista, nuestro cliente sintió que el Jeep Compass se sacudía, lo que comenzó a suceder al menos dos veces al día. Nuestro cliente volvió al concesionario dos veces más después de esta visita por sacudidas y estremecimientos en su vehículo.

En el transcurso de cinco reparaciones más, nuestro cliente de Jeep notó que todavía experimentaba el problema de encendido/apagado automático, luces de advertencia extrañas y problemas con la radio de su automóvil. Quedó claro que había problemas serios con el Jeep Compass y que nuestro cliente probablemente tenía un limón en sus manos. Decidieron buscar en línea y encontraron a los Expertos en la Ley Limón.

Los Expertos en la Ley Limón lucharon duro contra FCA para que nuestro cliente obtuviera la compensación que se merece. FCA se acordó recomprar el Jeep Compass 2017 y reembolsar a nuestro cliente todo el dinero que gastó en este vehículo menos una tarifa de uso. Este cliente se encuentra entre miles de otros que han tenido éxito con sus propios reclamos de la ley limón de California con la ayuda de los Expertos en la Ley Limón. Si sospecha que ha arrendado o comprado un limón, comuníquese con los Expertos en la Ley Limón lo antes posible para una evaluación gratuita de su caso.